Enfermedad Jordi Evole: Jordi Évole ha vuelto a ser noticia, pero no por sus grandes reportajes. Por segunda vez, la periodista acudió al espectáculo de El Gran Wyoming. Con el ataque de cataplejía en el pasado, la presentadora volvió a ver a Évole de nuevo.

Esto no solo ha sucedido antes, sino que no es la primera vez que sucede. Jordi Évole ya había pasado por cosas así. En febrero, Évole acudió por primera vez a El Intermedio para promocionar el documental sobre su reciente conversación con Pau Donés, Eso que te das.

Enfermedad Jordi Evole
Enfermedad Jordi Evole

Debido a que El Gran Wyoming se rió cuando habló sobre el coronavirus con un periodista de España, este primer episodio se mostró en la televisión. El único que acude al tanatorio los viernes es el presentador de La Sexta, aunque no sabía nada de la enfermedad.

Tras su recuperación, el catalán dijo que tenía cataplejía. El hombre dijo que se rió cuando vio a Jordi, y por eso perdió el control de su cuerpo.

Por primera vez desde febrero, Jordi nos regala un episodio como este suyo. Antes de anoche, no había vuelto a El Intermedio para mostrar allí El verdadero Évole hasta anoche. Otro ataque de cataplejía del periodista catalán fue captado en cámara por el programa. La gente del Gran Wyoming fue amable y no permitió que esto volviera a suceder.

Esto empezó cuando el periodista pensó en el enfado de la extrema derecha por llamar albóndigas a las albóndigas veganas, y de ahí empezó todo. Luego de algunas bromas al respecto, el presentador dijo que no quería volver a hacer una broma para que la periodista no volviera a “escandalizarse”.

Me tengo que quedar callado porque me dijeron que te voy a dar una sorpresa. Es mucha responsabilidad. ¡NO ME TRAIGAN NIÑOS, MALDITO! Este ataque tuvo lugar en ese momento.

Jordi Évole, presentador de televisión, ha hablado de los síntomas de la enfermedad que padece desde hace tiempo, llamada cataplexia o cataplexia.

La nircolepsia es una de las condiciones médicas que hace que las personas se duerman cuando están muy emocionales. Este es uno de los síntomas que aparecen en el mundo real (ya sea agradable, como la risa, o desagradable, como un susto o una discusión).

Enfermedad Jordi Evole
Enfermedad Jordi Evole

Era una incógnita hasta que Jordi Évole la sacó a la luz. El periodista catalán sufre cataplejía. Es una condición que ocurre cuando la persona que la padece se ríe demasiado o tiene emociones fuertes e intensas, que suelen ser positivas.

La conductora de “Lo de Évole” ha tenido dos capítulos en TV en menos de una semana. Uno fue en “El Intermedio” y el otro será en “El Hormiguero” el jueves. ¿No es cierto que se volvió a desmayar mientras estaba en el programa de Pablo Motos en febrero de 2020?

Es una condición llamada cataplexia que hace que la persona que la padece pierda mucha fuerza muscular muy rápidamente. El cuerpo se desmorona sin que la persona pueda detenerlo. Esta condición, que también se llama cataplejía, es muy común en personas que tienen narcolepsia.

Debido a que las amígdalas del cerebro, que son las responsables de las emociones, se conectan con el mecanismo que hace que se pierda el tono muscular, se produce la cataplexia.

De hecho, incluso las personas que no están enfermas tienden a perder un poco de fuerza muscular. La risa tiene un efecto debilitador, pero es mucho más débil cuando lo piensas. La cataplejía es lo mismo, pero es mucho peor.

Enfermedad Jordi Evole

Aunque la gravedad de esta enfermedad varía, afecta a todo el cuerpo. Aquellos que lo tienen en sus últimas etapas pueden caer al suelo sin previo aviso, incluso si no lo saben. Hay, sin embargo, algunos casos más sutiles. Por ejemplo, a veces los párpados se caen o la boca se abre un poco.

Como complicación de la narcolepsia, puede dificultar el sueño. Es posible que las personas que tienen cataplejía también tengan insomnio o incluso se desmayen a veces.

Según el experto, el estándar de oro actual para diagnosticar la narcolepsia es averiguar cuánta hormona hipocretina hay en el líquido cefalorraquídeo mediante la realización de una punción lumbar.

“Es un procedimiento no invasivo que se suele hacer en las consultas de Neurología. Cuando bajan los niveles de hipocretina es señal de que algo anda mal” coincide conmigo Ana Fernández Arcos.